fbpx

5 pasos efectivos para salir de la Zona de Confort de una vez por todas

Publicado por Nadia Benites en

 

 

 

 

 

Seguro que has escuchado hablar sobre la zona de confort. Se trata de un estado mental en el que tu vida se vuelve rutinaria, es decir solo esperas que te ocurran aquellas situaciones que dominas.

 

La verdad es que esto no es malo, pues el cerebro intenta mantenerte en espacios controlados que no implican un mayor consumo de recursos, porque necesita esa energía para sostener tus funciones vitales.

 

El problema de permanecer mucho en ella es que te impide crecer y en un mundo tan acelerado como el actual, se requiere de un constante aprendizaje para forjar nuevas herramientas que te ayuden a afrontar los retos cotidianos.

 

Los imprevistos están a la orden del día. Sin embargo, cuando te expones a nuevas experiencias por tu propia voluntad ocurren cosas magníficas.

 

Tu personalidad se fortalece porque ganas confianza al observar cómo tu vida cambia al alcanzar todo aquello que te propones. Se reducen los niveles de ansiedad y depresión, porque ganas momentos de alegría y satisfacción con el paso del tiempo.

 

Obtener la plenitud es el premio que conseguirás al salir de tu zona de confort con frecuencia, al proponerte retos y ver cumplir cada sueño.

 

Es por esto que te he traído unos pasos que te ayudarán a conseguir tus objetivos.

 

Pasos para salir de la zona de confort

 

1.- Ten una visión de lo que deseas

 

Recuerdas aquel episodio de Alicia en el País de las Maravillas en el que la jovencita le preguntaba al gato si le podría indicar el camino y este le respondía que dependía al lugar adonde se dirigiera.

 

La verdad es que lo primero para salir de tu zona de confort es saber hacia dónde quieres ir. Por eso, es importante que te plantees metas y que elabores un plan para alcanzarlas, así podrás organizar tus actividades en función de cada objetivo.

 

Te recomiendo que formes una lista de lo que deseas cambiar o lograr en tu vida, es decir que evalúes las metas en cualquier plano y establezcas una fecha en la que deben ser alcanzadas.

 

No te dispongas a hacer todo al mismo tiempo. Prioriza los más importantes y verifica cuáles tienen mayor o menor dificultad.

 

Coloca los más simples primero, ya que una vez que lo consigas fortalecerás tu confianza en ti y esto será el combustible que te animará a seguir en el camino de cambiar tu vida.

2.- Haz un diagnóstico

 

Toma cada una de tus metas y empieza a hacer una revisión sobre los recursos con los que cuentas y aquellos elementos que debes fortalecer. Para esto puedes apoyarte en la matriz FODA.

 

Si por ejemplo, si tu meta es ser diseñadora o diseñador de modas debes reconocer cuáles son tus fortalezas, es decir, es posible que te apasione dibujar, tengas conocimiento sobre estilos, tal vez cuentes con algún curso al respecto.

 

Por otra parte, has estudiado el mundo de la moda y ya conoces el tipo de ropa que tiene mayor demanda en la actualidad, por lo tanto has encontrado que existe una oportunidad en ese campo.

 

Quizás te encuentras en un momento con pocos recursos económicos para emprender una carrera de este estilo y esto has determinado que es una debilidad.

 

Pero, además la pandemia ha representado la paralización de algunas fábricas que pudieran ser tus aliadas, por lo tanto tienes allí una amenaza.

 

La buena noticia es que ahora puedes enfocarte en solventar las debilidades y amenazas, para alcanzar lo que te propones. Si las incluyes dentro de tus metas, eliminarás cualquier obstáculo que impida que tus sueños se cumplan.

 

3.- Acciona

 

Este es uno de los pasos que está más vinculado con el tema porque es lo que resulta más complejo. La mayoría de las personas centran su vida en deseos que no llegan a alcanzar nunca por falta de determinación.

 

Dar el primer paso para cambiar tu vida y transformarla en lo que siempre has querido, puede ser complejo. Pero, sostener los pasos en el tiempo es lo que implica mayor dificultad.

 

Así que lo primero es deshacerte de cualquier pensamiento del “qué dirán cuando me vean hacer esto o aquello”. No dejes que la opinión de otros defina lo que debe ser tu vida.

 

Recuerda que has venido a este mundo a ser feliz y que cada quien tiene un camino para lograrlo.

 

Lo segundo es tener en mente siempre tu objetivo, lo que deseas lograr.

 

Visualiza todos los días cómo será el momento en el que hayas alcanzado cada sueño, siente la felicidad con antelación, de esta manera ayudarás a tu cerebro a alinearse y ganarás energía para continuar.

 

4.- Crea hábitos

 

Cuando creas hábitos haces que el trabajo resulte automático. No es lo mismo el período en el que inicias un plan de ejercicios que cuando ya es parte de tu rutina, porque en este momento te encuentras con una menor resistencia.

 

Para ello, deberás contar con un elemento vital que se conoce como fuerza de voluntad. Este recurso te ayudará a realizar cada actividad que sea necesaria para cumplir con ese propósito.

 

Gracias a la fuerza de voluntad te levantas más temprano para darle un tiempo a un proyecto que desees cumplir. También será tu aliada para dejar aquellos alimentos que tu cuerpo no necesita, para ahorrar el dinero que te garantice el viaje anhelado, y más.

  

Es importante aclarar que cada vez que formas hábitos, incorporas nuevos conocimientos a tu vida que se vuelven rutinas, por lo que se amplía tu zona de confort. Esto es natural y es el objetivo, lo importante es que no te detengas.

 

Atreverte a realizar actividades nuevas cada mes y sostenerlas en el tiempo, es la garantía de que te diriges adónde quieres llegar.

 

5.- Encuentra tu propio camino

 

Otro recurso interesante, es nutrirte de información sobre el cómo lo lograron otras personas. Sin embargo, debes encontrar tu propio camino así que imprime creatividad a tu proceso.

 

Tal vez algunas personas logran estilizar su cuerpo en un gimnasio, pero a ti te gusta mucho más la natación. Quizás lo único que necesitas es vender objetos que no usas para comprar el carro de tus sueños.

 

Debes atreverte a realizar esas actividades que no son parte de tu cotidianidad para enriquecer tu vida con nuevas experiencias y alcanzar lo que te propones.

 

Disfruta del camino, ríete de ti y de las situaciones en las que te expones a diario. Al final se trata de tu relación contigo y de la responsabilidad que tienes en culminar tu propio viaje a la felicidad.

  

Conclusiones

 

La zona de confort es un estado mental que te impide acceder a nuevas experiencias por voluntad propia y disminuye tus posibilidades de crecimiento personal. Si estás en búsqueda de la realización, debes salir de ella con regularidad.

 

Para esto, sigue estos 5 pasos:

 

  • Ten metas claras.
  • Identifica tus recursos y lo que debes resolver.
  • Da pasos pequeños todos los días.
  • Organízate para formar hábitos.
  • Sé creativo y elige cómo quieres que sea el camino.

 

Si te ha gustado este artículo, compártelo con quienes pienses puede ser de utilidad. También comenta qué has hecho hoy por salir de tu zona de confort.


Te dejo acá otros artículos que te podrían interesar:

Descubre el poder de la gratitud en tu vida y 5 ejercicios para que pongas en práctica

¿Cómo identificar si sufres del síndrome del impostor y cómo superarlo?

Descubre 2 herramientas que no conocías y que te ayudarán en tu proceso de conocerte mejor

 


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *