fbpx

Las 15 leyes indispensables del crecimiento de John Maxwell

Publicado por Nadia Benites en

Las 15 leyes indispensables del crecimiento, es un libro de John Maxwell, un escritor, entrenador y conferencista estadounidense, dedicado sobre todo a desarrollar a las personas a través del liderazgo.

 

En este libro John comparte las 15 leyes que considera necesarias para aprender a crecer y desarrollarnos, y de esta forma alcanzar nuestro máximo potencial.

 

Toca temas como descubrir nuestra pasión, encontrar nuestro propósito, desarrollar estrategias y también aprender a tener la actitud correcta para avanzar.

 

Acá te voy a dejar algunos puntos importantes del libro, también podrás escucharlo completo en el podcast .

Suscríbete en Apple | Spotify | Google Podcast

 

Si te interesa comprar este libro te dejo el link donde podrás encontrarlo tanto en formato físico como digital:

1. La Ley de la Intencionalidad

El crecimiento no ocurre por sí solo

Esta primera ley va directo al punto, dice que si tienes sueños, metas o aspiraciones, tienes que crecer para lograrlas, nadie logra algo cuando se queda en el mismo lugar.

Hay ciertos conceptos equivocados acerca del crecimiento que podrían estar impidiéndote ser todo lo intencional que necesitas ser.  Como por ejemplo:

  1. Suponer que crecerás automáticamente.
  2. Pensar que no es el momento adecuado para comenzar
  3. Tener miedo de cometer errores.
  4. Pensar que tienes que encontrar la mejor manera antes de comenzar.
  5. Compararse con otros y pensar que “hay otros mejores que tú”
  6. Esperar que sea fácil.

Si quieres conseguir tus metas y cumplir tu potencial, se intencional acerca de tu crecimiento personal.  Toma responsabilidad y empieza ahora.

Como dice la frase de Jim Rohn:

“No puedes cambiar tu destino de la noche a la mañana, pero puedes cambiar tu dirección de la noche a la mañana”.

 

2. La Ley de la Conciencia

Debes conocerte a tí mismo para poder crecer

¿Qué implica conocerte a ti mismo?.

Implica conocer tus puntos fuertes y tus debilidades, tus intereses y oportunidades.

Es importante saber en dónde estás ahora y hacia dónde quieres ir, solo con esto claro podrás trazar un camino, para poder tomar una dirección en la vida.

Hay 3 grupos de personas:

  • Personas que no saben lo que les gustaría hacer: están confundidas, carecen de un sentimiento de propósito
  • Personas que saben lo que les gustaría hacer pero no lo hacen: por lo general están frustradas.
  • Personas que saben lo que les gustaría hacer y lo hacen: se conocen a sí mismas, están enfocadas en un propósito , hacen aquello para lo que fueron creados

Si estás en el grupo uno, estás preguntas te podrían ayudar a encontrar tu pasión y propósito:

  1. ¿Te gusta lo que haces ahora?
  2. ¿Qué te gustaría hacer?
  3. ¿Puedes hacer lo que te gustaría hacer?. Piensa si se logra alinear tu deseo con las habilidades que tienes.
  4. ¿Sabes por qué quiere hacer lo que te gustaría hacer? Los motivos son importantes.

Una vez que determinaste tu pasión y propósito, continúa con el siguiente cuestionamiento:

¿Sabes qué hacer para poder hacer lo que quieres?

El primer paso es tener conciencia, saber dónde estás y a dónde quieres llegar.

Luego poner en marcha la acción, ir haciendo algo cada día para llegar a la meta.

¿Conoces a personas que hacen lo que a ti te gustaría hacer?

Empieza a encontrar personas que hagan lo que tú quieres con excelencia. Luego haz lo que sea necesario para aprender de ellos.

¿Pagarás el precio por hacer lo que quieres hacer?

¿Cuándo puedes empezar a hacer lo que te gustaría hacer?

La respuesta es ahora, no importa si no estás preparado, el autor dice: solo se está preparado comenzando.

¿Cómo será cuando llegues a hacer lo que te gustaría?.

El autor confiesa, de acuerdo a su experiencia que: será distinto a lo que te imaginabas, será más difícil de lo que te imaginas, será mejor de lo que nunca imaginaste.

 

3. La Ley del Espejo

Debes ver el valor en ti mismo para darte más valor

Uno de los principales obstáculos para no crecer ni desarrollarse y por ende no cultivar el éxito radica en la baja autoestima, en creer que no lo podrás lograr, que no podrás aprender, en conclusión, no creer en uno mismo.

Si reconoces tu valor entonces estarás motivado a seguir añadiendo más valor.

Pero así también si no logras reconocer tu valor pero trabajas en añadirte valor a través de una decisión de cambio acompañada de una acción, con el tiempo podrás reconocer tu valor. 

Una cosa alimenta a la otra, no importa el orden.

Quien tiene baja autoestima (o falta de amor propio) y carece de confianza, respeto por si mismo, se cree sin derecho a la felicidad, indigno de amor, le está poniendo un techo a su potencial.

Se está limitando aún cuando hayan otros que le digan una y otra vez todo lo que posee para llegar a donde quiere.

¿Que puedes hacer para mejorar tu amor propio?

  1. Cuida lo que dices de ti mismo, tu diálogo interno. Cambia la manera en que te hablas, halágate, reconoce tus logros y tus avances, no te critiques tan duro ante los errores, entiende que son parte del proceso.
  2. Deja de compararte con otros: es dañino, compárate contigo mismo.
  3. Sobrepasa tus creencias limitantes: los mayores limitantes que tienen las personas en su vida son normalmente los que ellos mismos se imponen.
  4. Añade valor a otros: marcar una diferencia, aunque sea pequeña, en la vida de otras personas aumenta tu autoestima.
  5. Haz lo correcto, aunque sea lo más difícil de hacer: si haces algo incorrecto podrías sentirte culpable o mal contigo mismo. Se honesto contigo y tus valores te ayudará a mejorar mucho tu autoestima.
  6. Celebra las pequeñas victorias.
  7. Asume la responsabilidad de su vida.

Decide tomar el control de tu vida y hacer cambios positivos.

Esos cambios seguramente no serán fáciles, ni ocurrirán rápidamente, pero hazlo igual.

 

4. La Ley de la Reflexión

Aprender a hacer una pausa hace que el crecimiento te alcance

La reflexión convierte la experiencia en perspicacia.

Estás constantemente viviendo diferentes experiencias, estas de nada servirán en el crecimiento si no haces una pausa para entender que lección te está dando.

Recuerda que todo el mundo necesita un tiempo y un lugar para hacer una pausa, hacer una pausa te permite asegurarte de que estás en el camino indicado. 

Así que crea un lugar donde pensar.

Hacer una pausa con intención expande y enriquece el pensamiento,  porque tiene el potencial de cambiar tu vida. Puede ayudarte a descubrir lo que es realmente importante y lo que no.

La base de la reflexión son las buenas preguntas.

Una pregunta bien hecha puede llevarte a sacar nuevas ideas y perspectivas sobre un asunto. Si te haces preguntas de calidad, estas te ayudarán a crear una vida de calidad.

A continuación detallaré preguntas que el autor nos da para ayudar en la toma de conciencia personal:

¿Cuál es mi mayor activo?

¿Cuál es mi mayor pasivo?

¿Cuál es mi punto álgido?

¿Cuál es mi punto más bajo?

¿Cuál es mi emoción más valiosa?

¿Cuál es mi emoción menos valiosa?

¿Cuál es mi mejor hábito?

¿Cuál es mi peor hábito?

¿Qué me produce más satisfacción?

¿Qué es lo que más valoro?

Sea cuales fueran tus preguntas pasa tiempo escribiendo tus respuestas a esas preguntas durante tus tiempos asignados de reflexión.

 

5. La Ley de la Persistencia

La motivación te pone en marcha; la disciplina te hace seguir creciendo

¿Cómo tener más persistencia?. Sabiendo el qué, cómo, por qué y cuándo de la mejora personal.

El «que» es saber en qué tienes que mejorar.  Tu futuro depende de tu crecimiento personal.

Mejorarse cada día te garantiza un futuro lleno de posibilidades. Cuando te expande a ti mismo, expandes tus horizontes, tus opciones, tus oportunidades, tu potencial.

El «como» es saber cómo mejorar. Para crecer, la mayoría de las personas necesitan conocimiento, experiencia y entrenamiento.

Empieza por lo más sencillo.

Comienza poniéndote metas que merezcan la pena pero que se puedan alcanzar fácilmente. Domina lo básico, y luego practícalo cada día sin falta.

El «por qué» es saber por qué quieres seguir mejorando. El por qué es lo que te mantiene motivado mucho después de que se acabe ese primer empujón de energía y entusiasmo.

Tienes que encontrar más y mejores porqués a fin de poder seguir queriendo esforzarte por crecer.

El «cuando» implica Saber cuándo debes mejorar.  Y la respuesta es sencilla: Hoy.

No cambiará tu vida hasta que no cambies algo de lo que haces diariamente.

Eso significa desarrollar grandes hábitos. ¿Qué estás dispuesto a cambiar de lo que haces hoy para cambiar lo que harás mañana?.

 

6. La Ley del Entorno

El crecimiento prospera en entornos propicios

Si quieres crecer para alcanzar todo tu potencial, debes estar en el entorno adecuado.

El mejor lugar para aprender es siempre donde haya otros por delante tuyo.

Evalúa tu entorno actual.  Comienza evaluando dónde te encuentras ahora y por qué quieres cambiar.

Al cambiar tu entorno debes estar decidido a cambiar también tú al mismo tiempo. Pues al haber personas por delante de ti vas a estar siendo desafiado continuamente, vas a estar fuera de tu zona de confort.

Te darás cuenta si el entorno en el que estás es de crecimiento porque te despertarás emocionado, la atmósfera es de afirmación, otras personas también estarán creciendo y desearán cambiar.

Para cambiar tu entorno cambia con quién pasas tu tiempo.

Las personas con quienes te asocias habitualmente son conocidos como el “grupo de referencia”, y estas personas determinan hasta el 95% de tu éxito o fracaso en la vida.

¿Con qué tipo de personas “mejores” deberías pasar tu tiempo?

Con personas íntegras, personas positivas, personas que vayan por delante de ti en lo profesional, personas que te levanten en vez de hundirte, personas que vayan por el camino alto, y no por el bajo, y sobre todo, personas que estén creciendo.

Enfócate en el momento: vives y trabajas en el presente. no vivas en el pasado, porque no puedes cambiarlo. No te preocupes por tu futuro, porque no puedes controlarlo.

Enfócate en el momento actual y en lo que puedes hacer ahora.

Avanza a pesar de las críticas:  para alcanzar tu potencial, debes hacer no solo lo que otros no creen que puedes, sino incluso lo que tú crees que no puedes.

El cambio depende de tus decisiones.  ¿Qué decisiones tienes que tomar para estar en entornos propicios donde puedas prosperar y crecer?

 

7. La Ley del Diseño

Para maximizar el crecimiento, desarrolla estrategias

Si quieres diseñar te va a tocar echar la vista atrás y planear hacia delante.

Esto significa evaluar el año transcurrido, en todos los aspectos laboral, familiar, personal, lo bueno, lo mejorable, y con base en eso tomar decisiones para el año siguiente.

Desarrollar una estrategia implica armar un plan detallado de cómo vas a lograr todas esas metas que definiste, intenta mantenerla simple, que tenga una aplicación simple en tu vida.

Al planear tu vida y asignar tiempo o presupuesto, trata de multiplicar por dos, porque por lo general las cosas importantes toman mas tiempo del esperado y cuestan mas de lo planificado.

Crea sistemas para lograr el crecimiento: nada se logra sin un buen sistema.

El sistema tiene que ser personal, el sistema tiene que ser hecho a medida de cada uno, para esto es importante que el sistema:

  • Tenga en cuenta la meta/propósito final. Saber hacia dónde se dirige y que ese sistema se diseñe en base a eso.
  • Incluya una manera de medir los resultados.  Porque Solo midiendo podrás hacer cambios para mejorar.
  • Se pueda aplicar, es decir, no basta con crear un sistema y planificarlo, hay que aplicarlo, marcar los pasos para la acción.
  • Que emplee la organización. Ser organizado da una sensación de poder, ayuda a tener mayor claridad de pensamiento respecto a lo que se quiere lograr.

Haz una prueba y error del sistema, evalúalo al menos por tres semanas, que es el tiempo necesario para que algo se convierta en un hábito y no decaigas si es que te ves en la necesidad de crear uno nuevo desde cero.

 

8. La Ley del Dolor

El buen manejo de las malas experiencias conduce a un gran crecimiento

Cada vez que nos encontramos con una experiencia dolorosa, llegamos a conocernos un poco mejor a nosotros mismos.

El dolor nos impulsa a afrontar quiénes somos y dónde estamos. Lo que hagamos con esa experiencia define quiénes llegamos a ser.

Aunque las experiencias dolorosas nos pasan a todos, sin excepción alguna, y que naturalmente a nadie le gustan, son pocas las personas que sacan experiencias positivas de las experiencias malas.

¿Cómo puedes hacerlo tú?, aplicando estos 5 puntos:

  1. Escoge una postura positiva en la vida: no puedes controlar lo que te sucede en la vida, pero si puedes controlar tu actitud frente a ello.  Entonces, decide aprender algo positivo de aquella tragedia que te sucede.
  2. Acepta y desarrolla tu creatividad: es decir, acepta aquella mala experiencia pero encuentra una forma creativa de afrontarla, mira las posibilidades dentro de los problemas.  El dolor puede elevar tu adrenalina, entonces aprovecha y utiliza esa energía para encontrar una solución o para aprender una lección.
  3. Acepta el valor de las malas experiencias.
  4. Haz cambios buenos después de aprender de las malas experiencias. A veces es necesaria una mala experiencia para que afrontemos los cambios que necesitamos hacer en nuestras vidas.
  5. Asume la responsabilidad de tu vida: se responsable de las decisiones que tomas, evita etiquetarte como víctima  y caer en la auto compasión.  A pesar de lo que hayas pasado en la vida, o de lo que te está pasando actualmente, tienes la oportunidad de crecer a causa de ello.

A veces es muy difícil ver la oportunidad en medio del dolor, pero está ahí. Debes estar dispuesto no solo a buscarla sino también a perseguirla .

 

9. La Ley de la Escalera

El crecimiento en el carácter determina la altura de tu crecimiento personal

Se refiere a que siempre debemos priorizar trabajar el interior antes que el exterior. 

Lo que el autor denomina trabajar en el carácter yo lo resumo en trabajar en los valores personales, pues indica que el carácter engloba entre algunos rasgos a la integridad, la valentía, perseverancia, confianza y la sabiduría.

Trabajar en el interior con el paso del tiempo dará resultados también en el exterior, es como una cadena de eventos, cosechamos lo que sembramos.

El crecimiento continuado y los éxitos duraderos son el resultado de poner en consonancia el interior y el exterior de nuestras vidas.

Si quieres saber que porcentaje de dedicación le estás dando a tu trabajo interior evalúa tus últimos doce meses, compara cuanto dinero gastaste en cosas materiales como ropa, accesorios y demás versus lo que gastaste en libros, conferencias, cursos.

Compara también cuánto tiempo empleaste el último mes en trabajar tu aspecto físico versus tu crecimiento personal. Con base en esta evaluación haz los ajustes necesarios.

Para trabajar en tu carácter te podrían servir estos tres consejos:

  1. Recordar que las demás personas importan, utilizar la regla de preguntarte a ti mismo lo que quieres que las personas hagan por ti, y entonces toma la iniciativa y haz eso por ellas.  De esta manera serás el tipo de persona con el que los demás quieran estar.
  2. No olvidar la humildad, valorarla por encima de todas las virtudes, aún si tienes éxito y has llegado muy alto mantente humilde, ten la disposición de seguir aprendiendo de otros como si fueras un principiante, así también disponte a servir a otros, esto calmará a tu ego y te ayudará a tener perspectiva
  3. Por último mantén una actitud de gratitud.

Recuerda que tu carácter no es algo fijo, puedes mejorarlo. Nunca es demasiado tarde.

Puedes cambiar quién eres y tu potencial general, convirtiéndote en una mejor persona.

 

10. La Ley de la Banda Elástica

El crecimiento se detiene cuando pierdes la tensión entre donde estás y donde podrías estar

El autor comenta que así como es necesario estirar el cuerpo para lograr flexibilidad y mantener el estado físico, así también hay que hacerlo a nivel mental, emocional y espiritual.

Y para eso es necesario salir de nuestra zona de confort, teniendo experiencias que él denomina experiencias de estiramiento.

Es natural que la gente tienda a quedarse en la zona de confort, pues es lo conocido, puede hacer las mismas cosas, estar con las mismas personas y obtener siempre los mismos resultados, pero aunque se siente bien tanta certeza, eso también lleva a la mediocridad y finalmente a la insatisfacción.

Para seguir creciendo y llegar al éxito es necesario estar dispuesto a dejar atrás lo que resulta familiar y seguro.

El estiramiento siempre conlleva cambio, es inevitable.

Para aceptar el cambio enfócate en el presente, en las decisiones que puedes tomar para modificar tu día de hoy.  Se abierto a los riesgos, las personas que toman riesgos aprenden más y con mayor rapidez que quienes no los toman.

 

11. La Ley de la Compensación

Tienes que ceder para crecer

Esta ley se refiere a todo aquello a lo que tenemos que renunciar para poder seguir creciendo, y esto incluye aquellas cosas que valoramos, como por ejemplo un buen salario, un trabajo que nos gusta o cierto nivel de seguridad.

Esta ley la siento bastante ligada a la anterior, en la que nos motivan a salir de la zona de confort y para estoy hay que estar abierto al cambio.

El autor indica que las compensaciones (yo las llamaría las oportunidades de cambio) se presentan a lo largo de la vida, y que cada vez que te enfrentes a una te hagas estas preguntas:

  1. ¿Cuáles son los beneficios y los perjuicios de esta compensación?. Intenta responder analíticamente, sin sobrevalorar lo que tienes hoy y subestimar el valor de lo que podrías ganar.
  2. ¿Pasaré por este cambio o creceré por este cambio?. Es decir, asumir tu responsabilidad de crecimiento, la decisión que tomes traerá recompensas o consecuencias.

El cambio puede que no siempre sea fácil, pero siempre puede hacerse, tan solo hay que estar dispuesto.

Es normal que al inicio sientas más la pérdida por lo que dejaste que la ganancia por aquello que apostaste, porque la pérdida es inmediata sin embargo los frutos que vas a recibir por tomar una nueva oportunidad demorarán días, meses o incluso años, se paciente y escoge una actitud positiva, céntrate en los beneficios que obtendrás en algún momento futuro.

Así también es normal que mientras más alto hayas llegado más difícil serán la compensaciones, es decir, más difícil de decidirte por el cambio, no dejes que tu éxito interrumpa tu crecimiento.

Intenta también que esas compensaciones no vayan en contra de tus valores, a veces no vale la pena intercambiar trabajo por familia, por ejemplo.

Piensa: ¿Qué intercambio necesitas hacer en este momento que no has estado dispuesto a hacer?.

 

12. La Ley de la Curiosidad

El crecimiento es estimulado al preguntar: ¿Por qué?

El autor comenta como su curiosidad innata lo han llevado a empujar su crecimiento a lo largo de su vida, piensa que esa es la clave para ser alguien que aprende toda su vida.

Las personas curiosas poseen sed de conocimiento.

Preguntar por qué enciende la imaginación; conduce al descubrimiento; abre diversas opciones; lleva a las personas más allá de lo ordinario y les conduce a una vida extraordinaria.

Si por naturaleza no eres curioso te digo que la curiosidad es algo que se puede cultivar, es cuestión de que pongas como motivación el querer aprender siempre, que es lo que te llevará en consecuencia a preguntar.

Haz que “por qué” sea tu expresión favorita.  Y si en algún momento sientes que conoces todas las respuestas, cuestiónate porque probablemente no estás haciendo las preguntas correctas.

Entre otras formas de cultivar la curiosidad están el rodearte de personas curiosas, pues seguramente su curiosidad y ansias de saber más sobre algo te lleguen a contagiar.

Así también puedes determinar como hábito el aprender algo nuevo cada día, experimentar algo nuevo o conocer a alguien nuevo.

Recuerda también el no buscar una respuesta correcta, no hay una única solución a un problema, hay muchas, si llegas a una respuesta que consideras correcta podrías volverte complaciente y dejarías de aprender.

Intenta ser como un niño, que simplemente pregunta y no se preocupa si su pregunta es necia, es repetitiva o lo que pueda pensar la otra persona, simplemente la hace.

 

13. La Ley del Modelo

Es difícil superarse cuando no tienes a quien seguir sino a ti mismo

Para esto hay que buscar un mentor o un modelo a seguir.

Y ya que nos volvemos parecidos a las personas que admiramos hay que tener cuidado cuando las elegimos, deben ser modelos dignos de seguir.

Así también escoger mentores que puedan estar disponibles para que aprendamos de ellos.

De acuerdo al nivel en que cada uno esté en su proceso de crecimiento debería apuntar por un mentor que esté 2 o 3 niveles por encima.

No buscar al que está 10 niveles más arriba, porque ellos deben enfocarse en quienes están mucho mas cerca de su sucesión y segundo porque no es necesario, puesto que el que está 2 o 3 niveles por arriba nuestro está capacitado para responder a todas tus preguntas.

Cuando tengas tu primer mentor evalúa si esta persona te está ayudando a crecer, si mejora tu potencial, si está marcando una diferencia en tu vida, este mentor debería ser la razón por la que tienes un cambio positivo, si no es así, entonces no es la persona adecuada.

 

14. La Ley de la Expansión

El crecimiento siempre aumenta tu capacidad

El potencial que existe dentro de nosotros es ilimitado.  Los expertos consideran que las personas solo utilizamos un 10% de nuestro verdadero potencial, por lo cual tenemos un 90% disponible.

Para aprovecharlo hay que cambiar la forma en que pensamos y lo que hacemos.

Para cambiar como pensamos hay 3 consejos:

  1. Dejar de pensar en más trabajo y comenzar a pensar: ¿Qué funciona?. Es decir, enfocar tu atención en lo que debes hacer, lo que debieras hacer y lo que en realidad quieres hacer, en lugar de solo trabajar más.
  2. Dejar de pensar: ¿Podré?, ya que es una pregunta que impone limitaciones, y en su lugar comienza a pensar: ¿Cómo puedo?, porque te proporciona a ti mismo una oportunidad de luchar para lograr algo.
  3. Dejar de pensar en una puerta y comenzar a pensar en muchas puertas: es decir considerar muchas posibilidades y buscar múltiples respuestas a todas sus preguntas

Para aumentar la capacidad de la acción hay 3 pasos:

  1. Dejar de hacer solo las cosas que has hecho antes y comenzar a hacer las cosas que podrías y deberías hacer. Probar cosas nuevas.
  2. Dejar de hacer lo que se espera y comenzar a hacer más de lo que se espera, sea en un proyecto propio, en un trabajo, en cualquier labor que se tenga, la idea es salir del montón y entregar más, eso hará que aumente tu potencial.
  3. Dejar de hacer cosas importantes ocasionalmente y comenzar a hacer cosas importantes diariamente. Hacer lo que no es importante cada día no hace nada por ti; meramente consume su tiempo.

La Ley de la Expansión se trata de aprender, crecer y aumentar nuestra capacidad.

15. La Ley de la Contribución

Desarrollarse a sí mismo te capacita para desarrollar a otros

Dar de nuestro tiempo, experiencia y recursos sin esperar nada a cambio es un acto desprendido que hace que el mundo sea un lugar mejor.

Piensa en los demás y ayúdalos en su crecimiento.

Pon en primer lugar a las personas, ellas son las que importan, todo lo demás es temporal, la carrera, los hobbies, intereses, todo acabará con tu muerte, las personas no, lo que puedas transmitirles a ellas podrá ser transmitido a otros aún cuando ya no estés.

Si vives la vida con la intención de marcar una diferencia en la vida de otros, tu vida estará llena.

 

Espero que este libro te ayude en tu camino de crecimiento personal.


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *