fbpx

Cómo empezar a trabajar en tu autoaceptación desde hoy mismo

Quiero empezar este artículo con una pregunta ¿Qué significa la autoaceptación para ti?.

Para mi la autoaceptación se resume en el respeto por uno mismo.

 

¿Por qué?

 

Porque cuando te respetas estás reconociendo todo lo que eres sin juzgamientos.

 

Pero cuidado, que no haya una mala interpretación, porque el hecho de reconocer tus defectos o tu parte oscura no implica que no hagas nada por mejorar.

 

Más bien es todo lo contrario, cuando tienes autoaceptación y logras ver con claridad todo aquello en ti que no te gusta es justamente cuando puedes empezar a trabajar para cambiarlo.

 

La autoaceptación suele ser difícil porque te desconoces, no cultivas una relación contigo y porque sueles negar inconscientemente cosas de ti.

 

En este artículo quiero compartir contigo aquello que debes hacer para empezar a aceptarte y especifícamente 5 ejercicios para que pongas en práctica.

 

Importancia de la autoaceptación

Aceptarte es importante porque implica ver con claridad todo aquello que eres hoy y es el camino directo hacia la mejora de la autoestima y hacia el amor propio.

autoaceptacion

Al conocerte y por ende reconocer aquellos aspectos negativos de tu ser, podrás entender cómo influyen en tus acciones y tendrás mayor consciencia de ti misma.

 

Dejarás de querer ser como alguien más, ser otra persona o incluso querer complacer a alguien más.

 

La comparación va a dejar de ser con los otros para enfocarse en la comparación contigo misma, con quién eras antes y con quién estás logrando ser hoy.

 

La autoaceptación es un paso importante en tu camino de crecimiento, te ayudará a poder tomar las decisiones adecuadas que te lleven a cumplir tus metas.

 

Recuerda que el no aceptarte te impide ser feliz, vivir el presente y tener una vida plena.

 

¿Por qué nos cuesta tanto la autoaceptación?

 

Aquí algunas de las razones por las que cuesta tanto la autoaceptación:

 

Creernos indignos

Sea porque nuestro entorno nos hizo creerlo o porque traemos arraigado en nuestro inconsciente por la herencia generacional este pensamiento.

Pensar que no mereces amor, que no mereces buenas oportunidades, que no mereces buenas relaciones, que no mereces que cosas buenas te pasen.

 

Dificultad para reconocer el propio valor

Creer que el valor viene de algo exterior, de la aprobación de los demás, de lo que diga u opine el resto, o de los estándares de la sociedad.

 

La crítica constante

Buscar solamente los errores, ser el enemigo propio que solamente critica destructivamente todo aquello que se hace o que se deja de hacer.

Criticar incluso lo que se hace bien por no haber salido perfecto.

 

Tener creencias limitantes y no saber reconocerlas

Creencias que se arraigan desde la niñez y que generan un autosabotaje. Son esas ideas que consideras como verdaderas pero que limitan tu potencial.

La creencia limitante es una idea que te duele o te perturba, pero si no sabes reconocerla no vas a poder cambiarla.

 

Negar la sombra

Tener una negación de aquellos rasgos oscuros de tu personalidad, esas características propias que no puedes reconocer como tuyas, por diversas razones.  La sombra se refleja en tus prejuicios, en tus críticas a los demás, en tus actitudes negativas.

 

El diálogo interno

Lo que te dices a ti misma influye mucho en la autoaceptación.  Esa vocecita que siempre está para hacerte dudar de ti misma, que te hace creer que no puedes, que no eres digna, que no mereces y que no tienes valor.

Y que también te culpa constantemente por todo, por fallar en las relaciones, por no tener un mejor trabajo, por no “ser alguien” a la edad que tienes.

dialogo interno

¿Qué hacer para empezar el proceso?

Toma responsabilidad

Este es el primer paso, ser responsable de tu decisión de iniciar este proceso, entender que nadie más que tú tienes el poder de cambiar y empezar a conocerte para aceptarte.

 

Perdónate

Esto suele ser muy difícil por el problema del perfeccionismo que suele estar muy arraigado, pero deja de recriminarte por tus errores, entiende que son parte del proceso de aprendizaje, se compasiva contigo misma y perdónate por aquello que hiciste, porque seguramente tuviste una razón en ese momento, piensa y reflexiona sobre lo que aprendiste de ello y sigue adelante.

 

Deja de querer complacer a los demás

No hagas algo con el fin de complacer o agradar a alguien más, recuerda que a quien tienes que buscar complacer es a ti misma.  No busques ser de una forma diferente para encajar en algún lugar.

Si alguien está dispuesto a ofrecerte su amistad o su amor que sea basado en quién eres realmente y si no te aceptan así, entonces es la mejor señal para que salgas corriendo y nunca más regreses, porque a ese lugar no debes pertenecer.

La compañía auténtica llegará a ti apenas empieces a aceptarte, así que no te preocupes, no vas a quedarte sola, simplemente estarás con mejores personas.

 

Aprende a decir No

Aceptarte es comprender que hay cosas que no te gustan, que hay cosas que no quieres hacer, o que hay momentos que no quieres compartir, y no debes sentir culpa por ello, aprende a decir que no a lo que las otras personas te pidan y que tú no tengas ganas de hacer. Si esa persona se enoja o se resiente no es un problema tuyo, sino de ella.  Tú debes hacer lo que sientas mejor.

 

Controla tus pensamientos presentes

De tal manera que tu diálogo interno pueda mejorar y deje de estar en contra tuyo, una de las mejores formas es a través de la meditación, empieza con poco tiempo, unos 5 minutos, y ve avanzando poco a poco.  Hay muchos videos en youtube en los que te van a guiar sobre como hacerlo.

 

No te compares con otros

Aunque durante tu vida te hayan comparado con tu hermano/a, con tu primo/a, incluso con algún amigo/a, empieza a dejar este mal hábito.  Eres un ser único y por ende no necesitas comparar ni tu cuerpo, ni tus logros, ni tus habilidades con las de nadie.  Cada quien va a un ritmo diferente en el camino de la vida y todo tiene una razón, tú tienes un propósito de vida que es muy diferente al de otro, tú debes pasar por situaciones específicas que te van a ayudar a cumplirlo.  Entonces deja de compararte y en su lugar empieza a descubrir en ti aquellas cosas que te hacen valiosa.

 

 

Ejercicios para trabajar en tu autoaceptación

Ejercicio 1: Afirmaciones diarias

Las afirmaciones diarias las vas a hacer en tiempo presente, frente al espejo mirándote a los ojos y acompañando la afirmación de la emoción, es decir, tienes que tener convicción de lo que dices, porque sino de nada sirve.

Si ves que te cuesta entonces antes imagina un momento feliz, de victoria, de gozo, de júbilo, de confianza o de empoderamiento, no importa si es un momento real o es un momento creado por ti, lo importante es como te hace sentir.  Luego de eso entonces ve al espejo y repite la frase.

Las frases de autoaceptación las vas a crear tú misma, pero te dejo unas con las que puedes empezar  y que te van a servir:

  • Me amo y me acepto tal como soy
  • Soy digna de recibir amor
  • Merezco ser feliz
  • Mi proceso de cambio está dando resultados

 

Ejercicio 2: Empieza a hacer una listado de tus victorias.

¿Para que te servirá este ejercicio? Para que veas el potencial que hay en ti y lo que si has logrado.

Quizás cuando empieces a hacer el listado no recuerdes más que una o dos, no te preocupes, este ejercicio lo puedes ir haciendo a tu ritmo, piensa cada día que más puedes ir agregando y al final del día anótalo.  Cuando sientas que has terminado la lista ponla en un lugar visible para que todos los días puedas leer un par.  Esto ayudará a aumentar tu confianza y autoestima.

 

Ejercicio 3: Cambiar tus creencias limitantes

Debes primero aprender a reconocerlas y luego cambiarla por una creencia potenciadora.  En el workbook que he creado para que descargues gratuitamente vas a encontrar 16 páginas con teoría y un ejercicio práctico que deberás hacer todos los días.

Recuerda que la constancia y el compromiso es lo que hará que veas resultados.

 

Ejercicio 4: Identificar tu sombra

La sombra es proyectada en los demás, es lo que se denomina el espejo, aquello que no te gusta del otro es lo que no te gusta de ti.

Aquello que no puedes tolerar o soportar del otro lo tienes que trabajar en ti.

Por supuesto que hay actitudes o comportamientos de los demás que no nos agradan, por ejemplo, que alguien sea avaro quizás es algo que no compartes y consideras que no es correcto, pero no llega a causarte un malestar interior o un sentimiento de rabia.

Entonces examina a todas aquellas personas que con sus acciones o comportamientos te generan un malestar e identifica sinceramente si es algo que tú misma tienes que trabajar.

 

Ejercicio 5: Trabajar en tu sombra

Una vez identificada tu sombra (te recomiendo que escribas todo aquello que reconociste en los otros como propios) lo primero es aceptarla.

Entender todo lo buena que si eres a pesar de esa sombra, puedes armar un listado con todas tus virtudes también, para que sea algo visible para ti.

Luego tienes que revisar aquello que te gustaría cambiar o mejorar, anota las acciones que emprenderás para poder lograrlo, arma tu plan de acción, ponte objetivos y fechas límites.

Puedes empezar también por leer libros que te ayuden a entender la sombra y que te guíen en tu proceso.

Así también no dudes en buscar ayuda de un mentor, de un terapeuta o de un coach si es necesario.

 

Conclusión

Solo trabajando en ti podrás llegar a ese camino de autoaceptación. Si te frustras en el camino recuerda que aunque no lo ves tu proceso está mostrando pequeños cambios.

 

La autoaceptación es el primer paso para que sigas creciendo como ser humano.

 

“El privilegio de toda una vida es ser quien eres” – Joseph Campbell

 

¿Cuándo vas a empezar a trabajar en ti? Cuéntame y comprométete en los comentarios.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.