fbpx

5 consejos para empezar y mantener una relación de pareja sana y duradera

Publicado por Nadia Benites en

Las relaciones de pareja no siempre tienen un vínculo sano y a veces es difícil detectar el por qué o entender cómo podría mejorarse dicha relación.

 

Cada persona ha sido influenciada por un estilo de relación de pareja de acuerdo a los siguientes factores:

 

  • La familia: es el núcleo del cual se aprende con el ejemplo como debe ser una relación de pareja, y es lo que vas a esperar tener o reproducir cuando tengas la tuya.
  • Las películas/novelas: de aquí surge la idea romantizada de la relación de pareja, en la que se ven roles marcados del hombre y de la mujer.   Dependiendo del tipo de novela se normalizan comportamientos tóxicos de ambos lados.
  • La publicidad: refuerza los roles que la sociedad ha venido imponiendo para el hombre y para la mujer.

 

Estos 3 factores afectan de forma inconsciente la forma en la que te relacionas y si no trabajas en un cambio de mentalidad es probable que no logres que una relación sea duradera y madure, y en instancias más críticas podría tornarse en tóxica y dañina.

 

Hablo de un cambio de mentalidad porque hay que estar dispuestos a avanzar en sintonía con el avance del mundo, lo que antes se creía correcto hoy en día se cuestiona o simplemente ya cambió.

 

Como por ejemplo la esclavitud o la distinción entre negros y blancos en los años 60s en Estados Unidos, donde habían baños para gente negra, restaurantes para gente negra, hoteles para gente negra.  Sin embargo, gracias a la lucha se ha dado un cambio positivo en este aspecto y hoy los negros en su mayoría son tratados con igualdad.

 

Así mismo ocurre con las relaciones de pareja, hace 20 o 30 años atrás ciertas conductas estaban normalizadas dentro de la pareja, aún cuando causaban infelicidad e insatisfacción, pero hoy, gracias a la investigación y estudio de dichas conductas y a los cambios de pensamientos existen nuevas formas de relacionarse que aseguran vínculos más sanos.

 

En este artículo te voy a dejar 5 consejos para que puedas formar relaciones de pareja sanas.

 

La Base Principal para una relación sana

 

La base para una relación de pareja que sea sana es primero haber trabajado en uno mismo.

 

Si tú no estás bien contigo misma, si no has dedicado tiempo a conocerte, a entenderte y a sanar ciertas heridas, entonces no puedes esperar que tus relaciones se formen de una forma sana.

 

Piensa en tus relaciones anteriores y reflexiona sobre lo que ha fallado, tanto de tu parte como de su parte.  Ahora analiza si aquello que falló en su momento es algo que tú ya empezaste a trabajar para mejorarlo.

 

Recuerda que atraes siempre tu misma vibración, entonces si no mejoras esos puntos débiles de tu relación anterior lo más probable es que con tu siguiente pareja tengas los mismos problemas.

 

Me explico mejor con un ejemplo, si hay falta de amor propio, lo cual abarca muchísimas cosas, tanto a nivel de apariencia física como a nivel emocional, quizás vas a esperar que tu pareja sea quien complete ese amor que a ti misma te falta, sin darte cuenta podrías dejar que la otra persona te manipule, te controle, te hiera.

 

Pensarías que esto es un problema de la otra persona, es decir, él es el manipulador, él es el celoso, él es el controlador, sin embargo, eres tú quien permites todo esto de forma inconsciente.

 

Cuando logras identificar que eres tú quien necesita trabajar en su amor propio y lo haces, entonces ese tipo de parejas ya no aparecerán, primero porque sabrás detectarlas y alejarlas de entrada, y segundo porque ya no serás atractiva para este tipo de personas.

 

Entonces, es importante primero que estés bien contigo misma, en tu interior, solamente así podrá llegar esa persona correcta con la que puedas construir una relación de calidad.

 

5 Consejos para una relación sana

 

1. La relación debe basarse en la elección y no en la obligación

 

Una relación de pareja debe darse por la elección libre de ambas personas, la decisión de permanecer juntos debe nacer de los dos.

 

Nadie está obligado a amarte ni tú tampoco estás obligada a hacerlo, dejen clara en su relación que existe esa libertad de amar sin posesiones y sin dependencia.

 

Así cuando tú o la otra persona sientan que es mejor terminar la relación entonces no habrán motivos para sentir culpa de ninguna de las dos partes.

 

Señales que te pueden dar una alerta que en tu relación hay obligación y no elección

 

Los siguiente puntos podrían darte una señal de alerta de que la otra persona te está obligando de forma consciente o inconsciente a estar a su lado:

 

  • Te dice que eres su razón de vivir y que sin ti nada tiene sentido
  • Te hace sentir culpable si hay actividades que prefieres realizar sola en lugar de en su compañía
  • Cuando piensas en que es mejor terminar la relación el miedo a hacerle daño te lo impide
  • Sientes que a causa del sufrimiento que ha tenido en su vida ahora debes cuidarlo siempre o salvarlo

 

2. Los valores fundamentales deben estar alineados

 

Entre los valores fundamentales que deben existir en una pareja están: la honestidad, la confianza y el respeto.

 

La honestidad implica no guardar secretos, ser franco con el otro respecto a su pasado, a su presente y a su futuro.  Así también en poder decir a la otra persona cuando no se va a poder mantener una promesa o un compromiso, en lugar de que simplemente suceda y esto genere malestar.

 

Así también se honesto al decir que no ante una propuesta, ante un compromiso, o ante algo con lo que no te sientas cómoda, explica tus motivos y espera siempre el respeto ante tu decisión.

 

La confianza en la pareja es algo que se va construyendo, pero en un primer momento ambos deben estar dispuestos a confiar en el otro, esto se logra cuando hay honestidad, si tu pareja habla contigo acerca de lo que piensa, siente o espera, entonces vas a tener bases para poder confiar.

 

Luego la confianza se irá incrementando con el tiempo.

 

Y finalmente el respeto, este debe ser físico y emocional.  Alguien que te respeta jamás te levantaría la mano, así como tampoco te agrediría con sus palabras hirientes o te menospreciaría.

 

El respeto implica entender y aceptar los puntos de vista de la otra persona, comprender y apoyar sus pasiones, valorar sus sacrificios para salir adelante o para sobrellevar la relación.

 

Revisa primero si tú tienes claros estos 3 valores, si eres capaz de ser honesta, si eres capaz de confiar en la otra persona y de no celar de forma obsesiva, y si eres capaz de respetar sus creencias, puntos de vista y/o profesión.

 

Si no es así entonces debes ir a la base de una relación sana, es decir, trabajar en ti misma.

 

Si eres capaz de aplicar estos 3 valores entonces ahora si revisa si tu pareja también es capaz de hacerlo, sino, es mejor que salgas de esa relación que seguramente ya es tóxica.

 

Puntos para reflexionar

 

Reflexiona sobre como se manejaron estos valores en la relación de tus padres o de las personas que te criaron, ¿había confianza, había honestidad, había respeto?

 

O mas bien siempre habían secretos, celos excesivos, control de una parte hacia la otra, faltas de respeto verbales o físicas.

 

Luego de pensar en ellos identifica si tú estás repitiendo alguno de estos comportamientos y empieza a trabajar en cambiarlos.

 

3. Debe existir una comunicación abierta y asertiva

 

Ambos deben fomentar una comunicación abierta, en la que puedan ser capaces de expresar lo que piensan y sienten.

 

Hacerlo de manera asertiva significa que sean capaces de expresarse de forma amable, sincera, directa y adecuada, de tal manera que la otra persona entienda el mensaje y no se sienta de ninguna forma atacado.

 

Para esto deben también ser buenos oyentes, escuchar a la pareja y tratar de entender lo que intenta expresar.

 

La comunicación ayuda a generar lazos emocionales mas fuertes, por ende es bueno que te intereses en conocer:

 

  • Lo que piensa y/o siente tu pareja respecto a un tema específico de tu interés
  • Cuáles son sus metas o planes a futuro, que es lo que espera lograr o hacer en la vida
  • Como se siente respecto a su relación, que piensa que podría mejorarse
  • Si hubo algo que lo/la lastimó, que sepa que estás abierta a escuchar y a entender por qué pasó y evitar que suceda en el futuro

 

Ser capaces de comunicarse es lo que los mantendrá en el crecimiento constante de la relación, pues siempre habrá retroalimentación de la cual nutriste para mejorar.

 

Intenta no caer en discusiones destructivas, sino transformarlas en constructivas.

 

Para esto, procura que baje un poco el enojo del momento y luego con la mente un poco más fría intenten hablar uno a la vez de aquel tema en específico, indiquen que les molestó y luego busquen soluciones.

 

Intenta no reprochar y más bien pide aquello que quieres de forma directa pero amable, recuerda que quizás tengas que negociar y probablemente ceder, no dejes que tu terquedad se interponga en la resolución del conflicto, y termina siempre agradeciendo a tu pareja por haberte escuchado y por la resolución final a la que hayan llegado.

 

Preguntas para reflexionar

 

  • ¿Cómo era la comunicación en tu entorno familiar?.  No solo entre tus padres sino también contigo y con tus hermanos.
  • ¿Cómo es tu comunicación con tu familia, amigos, colegas hoy en día?.
  • ¿Sueles expresar lo que piensas o sientes con facilidad o te cuesta hacerlo?.

 

Tómate un momento para pensar y responder sinceramente, si ves que has adoptado algún patrón de comunicación de tus padres o simplemente que no te sientes tan libre para expresarte, empieza a trabajar en ello, analiza las razones, puede ser que necesites ir a terapia o simplemente necesites tomar algunos cursos de comunicación asertiva.

 

4. Buscar potenciarse intelectual y emocionalmente

 

El crecimiento personal es primordial en todo ser humano, a nadie le gusta quedarse estancado.

 

Busca siempre que en tu relación ambos impulsen el crecimiento intelectual y emocional.

 

En la parte intelectual pueden compartirse mutuamente conocimientos nuevas que van adquiriendo cada vez que leen/ven algo nuevo, puede ser de un libro, una charla, un seminario o un blog.

 

En la parte emocional es altamente probable que uno de los dos o ambos pasen por situaciones difíciles, por ende es importante ser soporte del otro, ayudarlo a buscar terapia si fuera necesario o simplemente ayudarlo a gestionar sus emociones.

 

Esto puede suceder cuando alguno pierde su trabajo, algún proyecto no sale como se esperaba, un familiar fallece, cuando no pueden salir embarazados o cuando pierden un embarazo.

 

No tienes que esperar a que alguna de estas cosas sucedan, pueden asistir a seminarios, cursos o charlas que los ayuden a ambos a prepararse ante posibles situaciones difíciles que puedan surgir.

 

5. Conservar y respetar las individualidades

 

Cada persona tiene gustos diferentes, personalidades distintas, por lo tanto hay que respetar esas individualidades.

 

Que estés en pareja no implica que ahora deban hacer todo juntos, o que debas dejar de hacer algo que te gusta y que hacías estando soltera.

 

Es importante que se den tiempo para realizar actividades solos, sea disfrutando momentos de soledad o visitando o asistiendo a reuniones sin la compañía del otro.

 

Así también no pretendas cambiar al otro solo porque a ti no te gusta esa actividad, si tu pareja disfruta y es feliz haciéndola y eso no atenta en ningún sentido a la relación entonces se abierta a entender.

 

De igual forma, una pareja debe ayudar al otro a mejorar, por lo cual puedes aconsejar para que supere ciertas situaciones o solo para que recapacite sobre ciertas actitudes.

 

Por ejemplo, si está descuidando sus proyectos personales porque está muy metido con las redes sociales, quizás puedas hablar y hacerle ver lo que está ocurriendo, plantearle los puntos negativos de esto y aconsejarlo en como puede mejorar.

 

Conclusión

 

Una relación de pareja que sea sana se forma con la base de una buena relación contigo misma.  No busques compensar con el otro o llenar con el otro lo que tú misma debes sanar.

 

Los pilares fundamentales para tu relación deben ser: amar en libertad, la honestidad, la confianza, el respeto, una buena comunicación, el deseo de crecer como equipo tanto en lo intelectual como en lo emocional y no olvidar que cada uno tiene su personalidad con matices diferentes, por lo que es importante que mantengan las individualidades.

 

Revisa de qué manera ha influido en ti el ejemplo que tuviste de la relación de tus padres, así como aquello que diste como cierto de las películas o novelas.

 

Analiza en qué puntos fallaron tus relaciones anteriores o en qué está fallando la actual y proponte mejorar en ello.   Este artículo te puede ayudar como un punto de partida.

 

Déjame en comentarios tus experiencias, qué piensas que falló en tu relación anterior y qué vas a hacer para mejorar, me encantaría leerte.


Te dejo otros artículos que te podrían interesar:

3 preguntas claves que debes hacerte para saber si tu pareja es la persona correcta

Los cinco lenguajes del amor de Gary Chapman

Cómo empezar a trabajar en tu autoaceptación desde hoy mismo

 


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *