fbpx

Cómo descubrir tu propósito de vida de una vez por todas

El propósito de vida es aquello que le da sentido a nuestra existencia, es aquello que queremos hacer para dejar nuestra huella en el mundo, es lo que nos motiva día a día a levantarnos y trabajar.

 

El propósito de vida es algo que nos llena de satisfacción y que nos recarga de energías para seguir dándolo todo.

 

Lo que más me gusta del propósito de vida es que aunque pueda parecerlo no es algo personal, es decir, no es algo que busco para mi, es algo que va a impactar la vida de los demás.

 

Como nos decía Anthony Robbins con su estudio sobre las 6 necesidades del ser humano, uno de ellos es la contribución a los demás.  Para sentirnos plenos tenemos la necesidad de aportar algo a los demás, de colaborar con algo.

 

¿Por qué es difícil saber cuál es tu propósito?

 

Algunas personas tienen claro el propósito de vida desde muy pequeños, tienen esa intuición y esa sensibilidad de entender su entorno y de saber en qué pueden aportar a este mundo.

 

Sin embargo hay otros que no lo entendemos hasta muy grandes, de hecho algunos quizás ni nos lo preguntamos hasta que la vida misma nos empieza a tocar el hombro y decirnos: bueno, y entonces? ¿Cuándo vas a empezar a hacer aquello para lo que tu alma vino al mundo?.

 

Y esto de no darnos cuenta, de estar bloqueados a veces se da por el entorno en el que vivimos, por el ritmo de vida en el que estamos sumergidos.

 

No somos pocos a los que nos enseñan, sea a través de la familia o por la sociedad en si, cuál es el modelo de vida ideal, esperado y correcto, crecer, estudiar, tener una carrera, conseguir un trabajo que te paguen bien, casarte, formar una familia y morir.

 

No es sino hasta bien avanzado el camino que nos damos cuenta que ese modelo de vida o no nos gusta, o no es lo que queremos para nosotros o simplemente no nos llena, no nos deja satisfechos.

 

Y es cuando te empiezas a cuestionar, ¿es realmente esto lo que quiero hacer con mi vida?, ¿nací solo para esto?.

 

Y a veces no es cuestión de que no te guste tu profesión, o que no te guste el matrimonio o la vida en pareja, o que no te guste tener una familia, no, puede que todo eso te guste, sin embargo, puedes estar sintiendo que te falta algo más.

 

¿En qué punto estás tú hoy?.

 

Te puedo decir que yo he sido de las que no se cuestionó a temprana edad el modelo de vida que la sociedad decía que tenía que seguir, yo iba poco a poco intentando lograr cada una de las cosas que en teoría me harían tener una vida feliz y exitosa.

 

Hice mis estudios superiores, trabajé, luego fui mas allá e hice un posgrado, seguí trabajando, y, aunque me gustó estudiar lo que estudié y aunque me gustaba mi trabajo cada vez iba sintiendo más y más que me estaba faltando algo.

 

Y no, no era precisamente una familia lo que me estaba faltando, era algo más allá de eso, yo sentía que mi propósito de vida tenía que ser otro más que solo triunfar en lo laboral o de formar una familia.

 

Yo sentía que tenía que hacer algo por los demás, que tenía que aportarle algo al mundo de alguna manera.

 

Cuando descubrí cuál era mi propósito de vida

 

El error que cometemos los que estamos en búsqueda de nuestro propósito es pensar que tiene que ser algo extraordinario, algo grande, algo memorable.

 

También solemos sentirnos perdidos, angustiados, esperando una señal de Dios, del cielo, del universo, de la Pacha o de cualquier divinidad que nos aclare el pensamiento y por arte de magia podamos entender cuál es nuestro propósito.

 

Siempre me ha gustado leer y aprender, así que he leído a varios autores, que aunque no hablan directamente del propósito me han ayudado a entenderlo un poco mejor.

 

Y como me gusta invertir en mi, en mi crecimiento espiritual y personal también he hecho cursos, hubo uno en el cual el propósito era dar vuelta a mi vida como una media (frase literal de mi mentora) y ahí tuve una clase en la que hablamos sobre el propósito de vida.

 

Yo pensé: bueno, ha llegado el momento de saber mi propósito, estaba muy entusiasmada.

 

Y de repente la respuesta que obtuve fue: cada una debe construir su propósito.

 

Fue como: whaaaat?.

 

Y así fue como me di cuenta que el propósito de vida no llega a uno a través de una señal, de un mail, de un mensaje por whatsapp, ni de una llamada directa del universo.

 

El propósito lo vamos construyendo nosotros mismos.

 

El propósito común de todos los seres humanos

 

Sin embargo, para que no te desanimes y pienses que estas perdiendo tu tiempo con este artículo, espero que de verdad no pienses eso, te puedo decir lo que me ha ayudado a mi a descubrir el mío.

 

También te quiero aclarar algo que te pueda dar un poco de paz, tu propósito de vida puede cambiar, es decir, lo que hoy decidas que es tu propósito de vida puede que no sea el mismo que en 10 años.

 

La intención va a ser siempre la misma, pero la forma es la que puede cambiar.   Ahora te explico como.

 

Como dije anteriormente el propósito de vida tiene que ver con tu contribución al mundo. Pues bien, yo creo firmemente que el propósito de vida que tenemos todos es el de inspirar a los demás.

 

Si, así mismo es.

 

Algunas personas incluso van más allá con su propósito y lo combinan logran combinarlo con algo más, entonces pueden sanar a los demás, o enseñar a los demás, o ser guía de los demás.

 

Pero regresando al tema de inspirar, la cuestión aquí es en qué inspiramos cada uno a los otros y cómo descubrirlo y quizás como expandirlo un poco más.

 

Pasos para definir tu propósito

Paso 1

Piensa por un momento en qué aspecto tú has inspirado a otro.

 

Seguro que hay algo, pues todos lo hacemos, solo que a veces no somos conscientes.

 

Por ejemplo, yo he pasado situaciones difíciles, como todos, y se que el hecho de que yo las haya superado ha inspirado a otras personas que han pasado por lo mismo, pues sienten que ellas también van a poder salir de ahí.

 

O, tengo amigas que admiran como empecé de cero en otro país y eso las anima a pensar que siempre se puede empezar otra vez y ven sus situaciones de otro modo.

 

Entonces, con estos dos pequeños ejemplos, piensa nuevamente pero esta vez piensa en aquellas cosas de tu personalidad, de tus valores, de tus acciones que crees que podrían inspirar a otros.

 

Haz un listado de todo ello.

 

Paso 2

Luego habla con tus personas mas allegadas, amigos o familia, y pregúntales en que los has inspirado, que han visto en ti que creen que tanto a ellos como a otros han alentado para seguir avanzando o para superar alguna situación.

 

Paso 3

Con toda esta retroalimentación que has recibido escribe cuáles son tus valores.

 

Este paso es importante porque tus valores son la base de todo en tu vida.  Tus valores son la brújula que te ayudan a decidir cuando tienes más de un camino para elegir.

 

Paso 4

Piensa en aquello en lo que te gustaría tener un impacto en el mundo. Te doy un par de ejemplos para que no te sientas perdida.

 

Tengo una amiga que cree firmemente en la crianza con amor y sin maltrato, para ella una nalgada es maltrato, por lo cual ella aplica este tipo de crianza y además la comparte con sus allegados, para tratar de motivarlos a que también la apliquen, comparte artículos, debates y charlas sobre el tema.

 

A mi en cambio me preocupa bastante el tema de la contaminación y el impacto en el medio ambiente, entonces reciclo, evito los plásticos de un solo uso, llevo mi propio sorbete de aluminio a los restaurantes, etc, pero además comparto con los demás la importancia de cuidar el medio ambiente, les explico como pueden reducir el impacto cada uno de forma individual.

 

En ambos ejemplos se ven reflejados nuestros valores, en el primero se nota el valor del respeto hacia otro ser humano sin importar jerarquías o diferencias de edad.  Por eso el paso anterior es muy importante, porque siempre tu propósito va a tener relación con ellos.

 

Paso 5

Una vez que definas en qué quieres ser fuente de inspiración o de impacto en los demás, define cómo lo quieres hacer, puede ser como en los ejemplos anteriores solo con tus allegados, o puedes decidir formar parte de algo más grande y poder llegar así a mas personas.

 

Ten en cuenta que una vez que definas tu propósito la vida te va a ir mostrando los caminos adecuados para que lo puedas desarrollar, de eso no tengas dudas.

 

Paso 6

Y como punto final y super importante, ten paciencia, todos los puntos mencionados anteriormente llevan su proceso y su tiempo, hay ciertos puntos que te pueden costar un poco más que otros, entonces se amable contigo y no te presiones.

 

No esperes definir tu propósito en un día, el tiempo que te lleve va a depender de que tanto te conozcas y de que tan hacia tu interior seas capaz de ver.

 

Conclusión

El propósito de vida es lo que le da sentido a tu vida, entonces si luego de haber definido el tuyo sientes que no te llena, que sigues sintiendo que te falta algo más, vas a tener que seguir buscando y analizando.

 

Recuerda que tu propósito puede ir cambiando, puede ir evolucionando, puede cambiar de dirección, sin embargo el fondo siempre va a ser el mismo, contribuir a los demás.

 

Entonces, ¿estás lista para empezar a definirlo?.


Te dejo otros artículos que te podrían interesar:

¿Crees que el poder de la mente es capaz de crear tu realidad? Descúbrelo.

Descubre 2 herramientas que no conocías y que te ayudarán en tu proceso de conocerte mejor

5 pasos efectivos para salir de la Zona de Confort de una vez por todas

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.