fbpx

Piense y hágase rico de Napoleón Hill – Resumen

Publicado por Nadia Benites en

Piense y hágase rico es un bestseller del autor Napoleón Hill, publicado en 1937.

Revela el gran secreto para acumular riqueza económica basado en un estudio que realizó durante 25 años a los hombres más ricos en Estados Unidos de su época.  

El autor comparte uno a unos los pasos a seguir para convertir nuestro deseo de dinero en realidad. 

Acá te voy a dejar algunos puntos importantes del libro, también podrás escucharlo completo en el podcast.


Suscríbete en Apple | Spotify | Google Podcast

 

Si te interesa comprar este libro te dejo el link donde podrás encontrarlo tanto en formato físico como digital:

Introducción

Para el autor, el punto central de la riqueza radica en los pensamientos, es decir,  la riqueza empieza a partir de un estado mental, con un propósito definido, con poco trabajo duro, o sin ninguno.

 

Profundizando un poco más, podemos generar riqueza o pobreza, eso depende de en qué estemos enfocando nuestros pensamientos.

 

Si nuestros pensamientos dominantes están ligados a nuestro deseo principal de ser ricos o millonarios, estos se magnetizarán con nuestro cerebro y de una forma extraña, los imanes del universo atraerán las personas, circunstancias, fuerzas que armonizarán con ese deseo.

 

Para el autor la frase que dice «somos los dueños de nuestro destino» es en extremo cierta, y la razón es, porque tenemos el poder de controlar nuestros pensamientos.

 

El propósito de este libro es ayudar a todo el que quiera aprender el arte de transformar el enfoque de sus mentes: del fracaso al éxito.

 

Pasos para alcanzar la riqueza

El deseo

 

El primer paso hacia la riqueza es el deseo, pero desear la riqueza con un estado mental que se convierte en una obsesión, y luego planificar formas y medios definidos para adquirirla, y ejecutar esos planes con una perseverancia que no acepte el fracaso, atraerá la riqueza.

 

Quererlo no basta, hay que desearlo.

 

Lo que el autor nos indica es que mientras haya un deseo genuino y vehemente, que se convierta en un objetivo definido, entonces se pondrá toda nuestra energía, fuerza de voluntad y esfuerzos en pos de conseguirlo.

 

Quizás en el primer momento no exista una idea clara de cómo hacer ese deseo realidad, pero como se dijo anteriormente, si el pensamiento está enfocado en eso, de alguna manera llegará la idea.

 

El caso es desear el dinero, y llegar a estar tan determinado a poseerlo que uno se convenza de que lo tendrá.  Para esto tenemos las:

 

6 maneras de convertir el deseo en oro

 

PRIMERO: determina la cantidad exacta de dinero que deseas. No basta con decir: «Quiero mucho dinero». Se específico en cuanto a la cantidad.

 

SEGUNDO: determina con exactitud lo que te propones dar a cambio del dinero que deseas. (No se recibe algo por nada). En este punto hago una aclaración, el autor se refiere a de qué forma vamos a adquirir este dinero, ¿vamos a poner un emprendimiento?, ¿vamos a tener X carga en X empresa?, ¿vamos a dar servicios prestados de algo en específico?, etc.

 

TERCERO: establece un plazo determinado en el que te propones poseer el dinero que deseas.

 

CUARTO: crea un plan preciso para llevar a cabo tu deseo, y empieza de inmediato, sin que importe si te hallas preparado o no, a poner el plan en acción.

 

QUINTO: escribe una declaración clara y concisa de la cantidad de dinero que te propone adquirir, apunta el tiempo límite para esta adquisición, aclara lo que te propones dar a cambio del dinero, y describe con exactitud el plan mediante el que te propones acumularlo.

 

SEXTO: lee la declaración en voz alta, dos veces al día, una vez antes de acostarte, y otra, al levantarte. Mientras lees, ve, siente y piénsate ya en ‘posesión del dinero’.

 

El estado mental debe ser la convicción, y no la mera esperanza o anhelo.

 

Cabe recalcar que estos seis puntos fueron revelados por Andrew Carnegie y fueron cuidadosamente estudiados por Thomas A. Edison, quien puso su sello de aprobación en ellos por ser esenciales no sólo para la acumulación de dinero, sino para la consecución de cualquier objetivo.

 

Tanto en ese entonces como hoy en día nos encontramos en un mundo cambiante, y este mundo exige nuevas ideas, nuevas maneras de hacer las cosas, nuevos líderes, nuevos inventos, nuevos métodos de enseñanza, nuevos métodos de venta, y más.

 

Y frente a esto las cualidades que uno debe poseer para ganar, son la claridad del propósito, el conocimiento exacto de lo que uno quiere, y un deseo ardiente de poseerlo.

 

Si ya cuentas con una idea, si crees en ella, entonces simplemente adelante, empieza.  Y no importa si fracasas una o más veces, y que tampoco te importe lo que los demás puedan decir.  Sin fracasos no hay éxito.

 

La Fe

 

El segundo paso hacia la riqueza es la FE. La fe es el elemento químico primordial de la mente.

 

Cuando la fe se mezcla con el pensamiento, el subconsciente capta la vibración, la traduce en su equivalente espiritual, y la transmite a la Inteligencia Universal, como en el caso de la plegaria.

 

Entonces, para traducir un poquito, primero tenemos el deseo vehemente, que tiene que sentirse con convicción, y es ahí donde entra la fe, que no es otra cosa que creer realmente que vamos a conseguir la riqueza.

 

La fe es un estado mental que se puede inducir, o crear, con la repetición de la afirmación de órdenes al subconsciente, este es el único método conocido del crecimiento voluntario de la emoción de la fe.

 

En el paso siguiente, que es la autosugestión, el autor comparte instrucciones que servirán para convencer al subconsciente de que se cree de verdad que se recibirá lo que se está pidiendo, y entonces el subconsciente lo devolverá en forma de fe.

 

Veamos la siguiente frase para entender la importancia de la fe:

¡La fe es el elixir eterno que da vida, poder y acción al impulso del pensamiento!

 

Entonces ojo, porque si ese pensamiento es negativo entonces lo que llegará es lo que conocemos como mala suerte o infortunio.

 

El subconsciente puede traducir en su equivalente físico un pensamiento de naturaleza negativa con la misma facilidad con la que actuaría con pensamientos de naturaleza positiva o constructiva.

 

Esto ocurre porque la mente humana está constantemente atrayendo vibraciones que armonizan con aquella vibración que la domina.

 

La autosugestión

 

Autosugestión es un término que se aplica a todas las sugestiones y a todos los estímulos auto-administrados que alcanzan la propia mente a través de los cinco sentidos, es decir se llega a influenciar al subconsciente a través de los pensamientos.

 

En esta parte se va a profundizar un poquito más acerca de los 6 pasos para convertir el deseo en oro.

 

En  el sexto paso se pedía que se lea el enunciado en voz alta dos veces por día, es aquí donde se comunica al subconsciente nuestro deseo con una fe absoluta.  A través de la repetición continua lo que se logra es el hábito del pensamiento positivo o favorable, por lo cual luego van a poder transformarse en realidad, es decir, en el dinero que tanto estamos solicitando.

 

Lo que si es importante recalcar es que solo leer el enunciado no funciona, hay que siempre acompañarlo con la emoción, sintiendo de verdad esas palabras.

 

Las palabras indiferentes, recitadas sin emoción, no influyen en el subconsciente.

 

Ahora asumamos que cuando estamos poniendo en práctica por primera vez esos 6 pasos, no tenemos una idea clara de que es lo que vamos a ofrecer a cambio de ese dinero y por ende no tenemos ningún plan establecido, entonces, el autor nos indica que lo que conviene hacer es definir la cantidad exacta de dinero que se desea, que es el primer paso, pero, cerrar los ojos y con el pensamiento concentrado en esa cantidad de dinero imaginarlo de forma física, hacerlo por unos momentos, con deseo y con fe, y luego enviar un mensaje al subconsciente para que sea él el encargado de proporcionarnos la idea y los planes prácticos.

 

El punto es hacerle creer al subconciente que ya somos dueños del dinero y de esta manera el subconsciente se presionará a generar planes.

 

Eso si, al recibir esa idea o ese plan no hay que confiar en la razón, porque la razón nos podría frenar, es mejor confiar en la intuición y si llega el plan entonces ejecutarlo inmediatamente.

 

Luego ya cuando estés poniendo en práctica el paso 6, leyendo en voz alta el enunciado, también hay que visualizar el dinero, mejor hacerlo con los ojos cerrados, y verse a uno mismo prestando el servicio, con el emprendimiento, en el nuevo puesto, o con lo que se haya ofrecido a dar a cambio del dinero.

 

Por último, se puede agregar un paso adicional, poner una copia del enunciado escrito en donde se pueda verlo por la noche y por la mañana, y leerla justo antes de dormirse y antes de levantarse hasta que la haya memorizado.

 

El conocimiento especializado

 

En este paso el autor básicamente menciona que hay dos tipos de conocimientos, el general y el especializado.  El general es el que aprendemos con la educación regular, mientras que el especializado es aquello en lo que decidimos invertir nuestro tiempo y esfuerzo para aprender, ya fuera de las aulas.

 

Hace hincapié que la gente que no estudió una educación regular no está para nada imposbilitada de hacerse rico, siempre y cuando decida especializarse en aquello que quiere ofrecer a cambio del dinero que espera recibir.

 

Así también indica que siempre se valora más aquello que no es gratis, como suele ocurrir con la educación regular, sea porque asistimos a instituciones públicas o porque fueron nuestros padres quienes pagaron por dicha educación.

 

Por lo tanto, aquel que decida voluntariamente invertir su tiempo y su dinero en formarse, en capacitarse y especializarse, tiene muchas mas razones para querer que su deseo realmente funcione.

 

La imaginación

 

La imaginación es el taller donde se forman todos los planes creados por el hombre. Se ha dicho que el hombre es capaz de crear cualquier cosa que pueda imaginar.

 

De acuerdo al autor existen dos formas de imaginación, la imaginación sintética y la imaginación creativa.

 

La imaginación sintética: es aquella con la cual uno puede compaginar viejos conceptos, ideas o planes en nuevas combinaciones.

 

Es decir, funciona con el material de la experiencia, la educación y la observación que ya se tiene, por lo tanto no crea.

 

Por su parte la imaginación creativa: es la facultad mediante la cual se reciben los presentimientos y las inspiraciones. La imaginación creativa funciona de forma automática, cuando es estimulada por medio de la emoción de un deseo poderoso.

 

La imaginación puede ver reducida su capacidad por falta de actividad, como sucede con los músculos del cuerpo, pero se agudiza mientras más se la use.

 

Para el proceso de convertir nuestro deseo en dinero es importante concentrarse en el desarrollo de la imaginación sintética.  Esta es la que debe ponerse a trabajar para convertir eso intangible (es decir el deseo) en algo tangible (es decir el dinero), y el primer paso es usar la imaginación para pensar en un plan.

 

Hay que poner el plan por escrito, porque de esta manera se da forma definitiva y concreta a un deseo intangible.  Es la única forma en que se puede convertir un pensamiento en algo físico.

 

Entonces, ¿para qué vamos a hacer uso de la imaginación?, para generar ideas y luego planes definidos.  Las ideas se pueden transmutar en dinero por medio del poder de un propósito definido, y de unos planes concretos.

 

Una idea es un impulso de pensamiento que incita a la acción por medio de un llamamiento a la imaginación.

 

El autor en este capítulo nos cuenta la historia de 2 grandes fortunas que se crearon con una idea, mi consejo personal para poder activar la imaginación es leer, leer sobre aquellos que generaron grandes fortunas, entender como empezaron y que hicieron, esto nos podría ayudar en la generación de ideas.  Siempre ayuda un poco de inspiración.

 

La planificación organizada

 

El siguiente paso hacia la riqueza es la planificación organizada

 

Aquí el autor nos da instrucciones sobre cómo construir planes que sean prácticos:

 

1) Aliarse con un grupo de tantas personas como se pueda necesitar para la creación y ejecución del plan para la acumulación de dinero, haciendo uso del principio de trabajo en equipo.

 

2) Antes de haber formado el equipo de trabajo, decidir ventajas y beneficios que se puede ofrecer a cada miembro del grupo a cambio de su cooperación.  Esta no siempre se encuentra en forma de dinero.

 

3) Acordar reunirse con los miembros del equipo de trabajo por lo menos un par de veces por semana, hasta que se haya puesto a punto el plan necesario para la acumulación de dinero.

 

4) Mantener una perfecta armonía con los miembros del equipo. De lo contrario el resultado será el fracaso. El principio del trabajo en equipo no se obtiene donde la armonía perfecta no reina.

 

Es muy importante contar con la ventaja de la experiencia, la educación, la capacidad innata y la imaginación de otras mentes, por eso la vitalidad de tener un buen equipo de trabajo.

 

Cada plan que se adopte en la empresa para acumular riquezas debe ser la creación conjunta de uno y los demás miembros del equipo de trabajo.

 

Es importante también tener en cuenta que lo más probable es que el primer plan que se adopte no funcione con éxito, y en ese caso simplemente hay que cambiarlo por uno nuevo; si este nuevo plan tampoco funciona, volver a cambiarlo por otro, y así sucesivamente hasta que se encuentre un plan que dé resultado.

 

Los fracasos temporales no son lo mismo que un fracaso permanente. Un fracaso indica sólo que los planes no eran buenos, y la solución es hacer otros y empezar todo de nuevo.

 

Hay que recordar que  los que abandonan nunca ganan, y un ganador nunca abandona.

 

Consejo importante para cuando se esté armando el equipo de trabajo, procurar elegir aquellos que no se tomen el fracaso muy en serio.

 

Al formar un equipo hay que tener dotes de liderazgo, por lo cual, hay que prepararse para este rol a través de formaciones o capacitaciones.

 

El autor indica los principales atributos del liderazgo.

 

  1. Valor inquebrantable,
  2. Autocontrol.
  3. Un claro sentido de la justicia.
  4. Precisión en las decisiones.
  5. Exactitud en los planes.
  6. El hábito de hacer más de lo que le corresponde.
  7. Una personalidad agradable.
  8. Simpatía y comprensión.
  9. Dominio del detalle
  10. Disposición a asumir toda la responsabilidad.
  11. Cooperación.

 

Decisión

 

En este punto el autor nos hable del enemigo común que debemos superar casi todos los seres humanos, que es la postergación, es decir, todo lo contrario a la decisión.

 

Uno de los errores que nos pueden mantener en la pobreza es justamente lo lento que tomamos decisiones, para generar riqueza hay que tomar decisiones con rapidez y mantenerlas, es decir, una vez tomadas no cambiarlas constantemente.

 

Al hablar de decisiones también se toca el punto de las opiniones, esas opiniones que son los bienes más baratos que existen sobre la tierra, pues todo el mundo las ofrece, a veces incluso sin habérselo pedido.

 

Habrán ocasiones en la que una vez que se tome una decisión hayan amigos o parientes que a través de sus opiniones pongan ciertos obstáculos en nuestras mentes, sin que sea esa su intención, es importante no dejarnos influir por dichas opiniones, pues de lo contrario no se conseguirá el éxito con nuestra idea.

 

Las únicas opiniones que deben contar son las del equipo de trabajo, siempre y cuando los hayamos escogido bien.

 

De igual manera el autor nos invita a no contarle a todo el mundo acerca de nuestros planes, pues siempre puede haber alguna otra persona que robe totalmente la idea y la ejecute antes que nosotros.  Hay que ser mas selectivos en ese aspecto.

 

Por lo tanto la primera decisión a tomar es la de mantener cerrada la boca, y abiertos los ojos y los oídos.

 

Perseverancia

 

El siguiente paso hacia la riqueza es la perseverancia. Que es un factor esencial en nuestro camino de transformar el deseo en riqueza.  La falta de ella es una de las grandes causas del fracaso.

 

La falta de perseverancia es una debilidad común de la mayoría de las personas.

 

Se trata de una debilidad que puede superarse mediante el esfuerzo. La facilidad con la que se venza la falta de persistencia dependerá por completo de la intensidad del deseo de cada cual.

 

El fundamento de la perseverancia es la fuerza de voluntad.

 

Cómo desarrollar la perseverancia

 

Hay cuatro pasos sencillos que conducen al hábito de la perseverancia:

  1. Tener un propósito definido apoyado por un ardiente deseo de cumplirlo.
  2. Tener un plan definido, expresado en una acción continua.
  3. Tener una mente cerrada a toda influencia y desánimo negativos, incluyendo las sugerencias negativas de parientes, amigos y conocidos.
  4. Tener una alianza amistosa con una persona o más, capaz de animar a uno a seguir adelante con el plan y con el propósito.

 

Adicional a estos pasos también es importante que exista confianza en uno mismo, creer en la capacidad propia para llevar a cabo un plan.  Y generar hábitos, la perseverancia es el resultado directo del hábito. La mente absorbe y se convierte en una parte de las experiencias diarias de las que se alimenta.

 

Hay que ser perseverante, sin importar la lentitud con la que uno se mueva al principio. Con la perseverancia llegará el éxito.

 

Si se selecciona con cuidado al equipo de trabajo, seguro se encontrará ahí a una persona por lo menos que nos ayude en el desarrollo de la persistencia.

 

El poder del trabajo en equipo

 

El siguiente paso hacia la riqueza es el poder del trabajo en equipo.

 

El esfuerzo organizado se produce a través de la coordinación del esfuerzo de dos o más personas, que trabajan para alcanzar un fin determinado, en un espíritu de armonía.

 

El poder es necesario para lograr la acumulación de dinero, y también para conservar el dinero una vez ha sido adquirido.

 

Cómo ganar poder por medio del equipo de trabajo

 

Un individuo por si solo no podrá tener un gran poder sin tener el equipo de trabajo a su disposición.

 

Este equipo de trabajo como se dijo anteriormente tiene que ser adecuadamente seleccionado, y el poder que genere se va a reflejar en dos aspectos: el primera es la característica económica, pues cualquier persona podrá conseguir ventajas económicas rodeándose del asesoramiento, el consejo y la cooperación de un grupo de personas dispuestas a prestarle una ayuda honesta, en un espíritu de perfecta armonía.

 

Y la segunda fuente de poder tiene que ver con la fase psíquica, pues no hay dos mentes que se unan sin crear por ello una tercera fuerza invisible e intangible que puede enlazar con una tercera mente, es decir, cuando las mentes de dos personas se coordinan en un espíritu de armonía, se crea una tercera mente y eso potencializa las ideas.

 

O dicho de otro modo, un grupo de cerebros coordinados (o conectados) en un espíritu de armonía proporcionarán más energía de pensamiento que un solo cerebro.  Entonces aprovechémoslo.

 

El subconciente

 

El siguiente paso hacia la riqueza es el subconciente.

 

El subconsciente es un nivel de conciencia en el que cualquier pensamiento que alcanza la mente consciente a través de cualquiera de los cinco sentidos se ve clasificado y registrado, tal como si fueran un archivador, del que luego podremos también retirar pensamientos.

 

Entonces el foco aquí es el pensamiento, pues no se puede crear  nada que primero no haya concebido en su pensamiento.

 

Para que el subconsciente sea más susceptible de verse influido por impulsos de pensamiento es necesario que estos se mezclen con un sentimiento, o una emoción.

 

Hay muchas pruebas que apoyan la teoría de que los pensamientos emocionalizados son los únicos que ejercen alguna acción influyente sobre la mente subconsciente.

 

Este tema se tocó brevemente cuando se habló de la autosugestión, cuando se propone repetir el enunciado del punto 1 dos veces al día pero acompañado de la emoción.

 

El autor nos indica que existen siete grandes emociones positivas, las que él  considerada las mas importantes y son:

 

  • La emoción del deseo.
  • La emoción de la fe.
  • La emoción del amor.
  • La emoción del sexo.
  • La emoción del entusiasmo.
  • La emoción del romanticismo.
  • La emoción de la esperanza.

 

Y las siete grandes emociones negativas que hay que evitar:

 

  • La emoción del temor.
  • La emoción de los celos.
  • La emoción del odio.
  • La emoción de la venganza.
  • La emoción de la avaricia.
  • La emoción de la superstición.
  • La emoción de la ira.

 

Entonces, como la mente no puede verse ocupada por emociones positivas y negativas al mismo tiempo, es nuestra responsabilidad asegurarnos que las emociones positivas constituyan la influencia dominante de nuestra mente.

 

Para ello es importante adquirir el hábito de aplicar y utilizar las emociones positivas en nuestros pensamientos.

 

El sexto sentido

 

El último principio es conocido como el sexto sentido.

 

Este principio constituye la cumbre de la filosofía. Sólo puede ser asimilado, comprendido y aplicado una vez que se hayan dominado los otros principios.

 

El sexto sentido es esa porción de la mente subconsciente a la que el autor se ha referido denominándola imaginación creativa, a través del cual las ideas, los planes y los pensamientos surgen en la mente. A veces, estos destellos son denominados presentimiento, intuición o inspiración.

 

Para poder comprender mejor el sexto sentido es necesaria la meditación y el desarrollo mental desde adentro.

 

En el episodio anterior hay varios ejercicios que se plantean que pueden servir para este efecto.

 

Algo que suele poner el sexto sentido en acción son las emergencias o los imprevistos que despiertan emociones y hacen que el corazón empiece a latir con mayor rapidez de lo normal.

 

Es importante entender también que el sexto sentido no es algo que uno pueda quitarse y ponerse a voluntad. La habilidad para usar este gran poder va creciendo con lentitud, y una forma de hacerlo es aplicando los otros principios expuestos en este libro.

 

Con esto terminan los pasos hacia la riqueza, espero que los empiecen a poner en práctica para la generación de riqueza.


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *